Congreso Nacional de Canarias
  Canarias
 


Introducción

Las islas que constituyen el Archipiélago Canario son siete. Nombradas de Este a Oeste son: Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife, Gomera, La Palma y El Hierro, además de cuatro islas menores: Alegranza, Graciosa, Montaña Clara y Lobos, así como dos islotes: Roque del Este y Roque del Oeste.

 

Se encuentra situado al Noroeste del continente africano, entre las latitudes 27 37' y 29 25' Norte (situación subtropical) y las longitudes 13 20' y 18 10' al Oeste de Greenwich. Ello implica una hora de retraso respecto a España. Canarias está a unos 1.000 kilómetros de la costa española más próxima. En cuanto a la Costa africana la distancia menor es de 96 kilómetros y la mayor de unos 500 kilómetros.

 

La superficie total del archipiélago (entre islas mayores, menores e islotes) es de unos 7.545 Km² (es el más extenso de la Macaronesia), con una distancia máxima entre las más lejanas de unos 500 km. La extensión, isla por isla, es:

 

 ISLAS MAYORES

  • Tenerife

2.058 Km²

  • Fuerteventura

1.725 Km²

  • Gran Canaria

1.532 Km²

  • Lanzarote

796 Km²

  • La Palma

730 Km²

  • Gomera

380 Km²

  • Hierro

278 Km²

ISLAS MENORES

  • Graciosa

27 Km²

  • Alegranza

12 Km²

  • Lobos

6 Km²

  • Montaña Clara

1 Km²

ISLOTES

  • Roque del Este

0.07 Km²

  • Roque del Oeste

0.06 Km²

 


RELIEVE, CLIMA Y VEGETACION DE LAS ISLAS CANARIAS

Las islas son muy accidentadas, debido a sus procesos geológicos. Cortadas por profundos barrancos y con calderas de paredes vertiginosas, que hacen difíciles las comunicaciones interiores; no obstante, crean una variedad paisajística de extraordinaria belleza.

 

Los rápidos contrastes permiten pasar en pocos kilómetros de una zona baja cálida, luminosa, de contornos claros y visión lejana, a una zona media de paisaje brumoso romántico, de líneas difusas donde bosques y nubes se confunden. Un poco más alto se encuentra un paisaje casi lunar, rodeado de un mar de nubes. Cualquier panorama es siempre cambiante, el movimiento de las nubes o su carencia, la variación estacional, las diferencias de luminosidad van modificando constantemente el cuadro.

 

En las islas más altas, Norte y Sur constituyen dos mundos diferentes, para el canario son los dos únicos puntos cardinales a los que hace referencia constante y asocia al Norte la idea de zona húmeda, nubosa y con suficientes lluvias, mientras que el Sur es el semidesierto, por su gran sequedad, donde el roquedo aparece desnudo.

 

Las islas están cortadas por los tajos de los profundos barrancos en cuya cabecera suelen formarse las calderas. Todo el suelo se desdobla en numerosos planos, sin apenas dejar espacio que pueda asemejarse a lo horizontal.

 

El mar que baña a Canarias

Las temperaturas de las aguas que bañan Islas Canarias son relativamente frías, debido a la corriente marina procedente del Norte. Las aguas empujadas en su superficie por el Alisio hacia el centro del Océano, elevan las aguas profundas más frías, lo que se combinan en su encuentro con la plataforma submarina del continente africano, que también las obliga a ascender a la superficie.

 

Las costas canarias están batidas por un fuerte oleaje, que a veces alcanza gran intensidad especialmente en las costas del Norte y Oeste. Para que se desarrollen grandes olas, es necesario que el viento sople de manera continuada y con intensidad sobre vastos espacios marinos.

 

La acción combinada de las corrientes marítimas con el oleaje han hecho retroceder las costas y formado imponentes acantilados, tarea que se ve favorecida por la disposición en capas de las coladas eruptivas, las cuales, al ser socavadas por el mar, se desploman en grandes masas.

 

 La línea costera varía con frecuencia; a veces, los acantilados marinos quedan tierra adentro, como testigos de la situación, interior, cuando una colada eruptiva hace retroceder el mar.

 
   
 
=> Do you also want a homepage for free? Then click here! <=